Placerosofía by Míos!

Selfxpresión, crea tu marca personal

Madonna lo decía en sus comienzos “Express yourself”… ¡Y cuanta razón tenía! No hace falta ser una celebrity para tener tu propia marca personal. Es más, es muy recomendable porque hoy no basta con ser bueno para conseguir nuestros objetivos, hay que tener visibilidad. El talento oculto no genera reputación y mucho menos confianza. Y la confianza es el impulso que te hace destacar sobre el fondo. Porque lo peor que nos puede suceder, en la vida, en una fiesta o en nuestras carreras profesionales, es pasar desapercibido.  No! Nunca! Never!

Para entendernos, nuestra personal brand es la huella que dejamos en los demás; lo que nos diferencia del resto.Cuenta quien eres, lo que representas, los valores que adoptas y la forma en la que expresas esos valores. Podríamos decir que es tu historia. Por eso es un must saber contarla bien; especialmente en el entorno profesional. La cuestión no es exponerse sin filtros (ni pasarse con ellos), es acertar con los rasgos clave que nos hacen potencialmente más interesantes. Si manejas los básicos de la seducción, tienes terreno ganado.

Queramos o no, todos tenemos una marca personal. Si no das con la tuya, pídele a una amiga que te defina. Lo que cuente sobre ti es tu marca personal. Otra cosa es que te guste o no, que vaya a lo importante o por las ramas. Pero es la imagen que proyectas. Créetelo.

De ahí que la mejor estrategia para crear tu marca empiece por analizar quien eres realmente, con tus puntos fuertes, tus rasgos clave y tus debilidades. ¿Qué te apasiona?¿Qué defiendes?¿Con qué te comprometes? Luego intenta encontrar un valor que te defina mejor que los otros. Puede ser tan fácil como que tienes un humor loco o que eres natural organizer.

Ten en cuenta que tu marca personal refleja lo que eres, lo que ofreces y también lo que quieres llegar a ser. Si das con el atractivo emocional de tu personalidad y tienes claro lo que quieres conseguir, mantente fiel a tu marca y exponte a los focos. Lo que no se ve, no existe. Hay que hacerse ver. De la forma adecuada y en el sitio conveniente. Ya sea un evento cool, posando o en Linkedin, se fiel a tu marca… aunque sepas que no puedes agradar/interesar a todo el mundo.

Por eso mismo conviene saber a quien te diriges para aprovechar al máximo tu energía y tus recursos. Obviamente no te vas a mostrar igual en Linkedin que en Instagram (aunque es probable que el que te encuentre en el primero te busque en el segundo). Para evitar líos lo mejor es mantener la coherencia y ser tú misma. Si eres creativa, tus redes lo serán. Si eres organizada, se notará. Y así.

Tu marca personal resalta tu experiencia y va como un adjunto en todo lo que compartes con el mundo. Cuanto más valioso es el contenido, más puntos ganas. Cuanto más sólida es tu reputación, más credibilidad consigues. Cuanta más gente te sigue, más gente comparte tus contenidos. Y si tienes más seguidores… vales más.  Es un círculo virtuoso que te ayudará a crecer constantemente y evolucionará contigo proporcionándote nuevas oportunidades.

¿Has empezado a ver el potencial de tu marca personal? Pues no tardes más que el mundo sigue girando. Disfruta hoy mismo del placer de construir la tuya.

Compartir en:
Menú