Placerosofía by Míos!

Las dos recetas que no puedes dejar de hacer este invierno

Debido a la situación en la que estamos, pasamos inevitablemente más tiempo en casa y, por lo menos en mi caso, dedico más tiempo a la cocina cosa que me encanta. Con la bajada de temperaturas apetece llevarnos al estómago comidas calentitas para que nos ayuden a combatir el frío. Así como en verano soy súper fan de las ensaladas, el gazpacho y, sobre todo la fruta de verano; en invierno soy súper fan de las sopas, las cremas de verduras, los guisos…

Crema de verduras con chips de Mios! de espinacas y maíz.

Como bien es conocido por todos, las cremas de verduras son muy fáciles de hacer y muy saludables. En muchos casos son perfectas como recetas de aprovechamiento para poder darles uso a esas verduritas que en varias ocasiones tenemos “perdidas” por la nevera.

Podemos hacer las combinaciones que queramos porque realmente, sobre todo para mi gusto, todas “casan” bien.

En este caso, añadí a la olla verduritas que me iban quedando por la nevera como zanahoria, una patata, calabacín, un poquito de cebolla y hasta un cachito de pollo. Odio tirar comida y gracias a las cremas de verduras nunca tiro nada.

Como tip os diré que me encanta darle un toque final con algún topping crujiente, le pongo pan tostado, cebolla frita… pero en este caso le añadí chips Mios! un poco triturados. Los de espinacas y maíz van súper bien con las cremas, pero es que los de cebolla o los de chía tampoco se quedan atrás. ¡Cuando los probéis os encantarán!

Guiso de ternera o cerdo con macarrones. 

Realizo esta receta por lo menos una vez a la semana y nunca me canso de ella. Es muy fácil de hacer y tiene un sabor tan rico que nunca puedo cansarme de ella.

Se trata de un guiso con un caldito muy rico y, en vez de echarle patata, le echo macarrones de “conchita”. Para las que comáis en el trabajo, tengo que deciros que es genial ya que recalentado está igual de bueno.

Simplemente tenemos que poner en la sartén un chorrito de aceite y un poquito de cebolla muy picada. Una vez esté pochada, añadimos los taquitos de ternera o cerdo hasta que estén dorados. A continuación, ponemos un chorrito de vino blanco y, cuando se consuma, añadimos un poco de tomate frito para darle sabor. Dejamos que los sabores se mezclen y añadimos la pasta cubriéndolo todo con agua. Añadimos sal, colorante y un poquito de perejil en especias.

Estoy segura de que si probáis alguna de estas dos recetas, se convertirán en parte de vuestro menú semanal o mensual. Para mi un plato de comida calentito con el frío que hace fuera, es un placer que solo en invierno podemos disfrutar.

By Carlota Núñez
@duulcedeleche

Compartir en:
Menú