Placerosofía by Míos!

Descubre las claves para que la vuelta a la rutina ¡SEA UN PLACER!

No juegues con tu mente, el archiconocido “estrés postvacacional” es fruto de la invención de gente iluminada 😉 y nunca ha estado reconocido ni por la OMS, ni por ningún otro referente médico internacional. Lo que es una realidad es que existen ciertos trastornos asociados a la vuelta a la rutina, pero nada que no se pueda solucionar en un crujido de MIOS!

Durante las vacaciones has vivido pura PLACEROSOFÍA; playas idílicas, paisajes exóticos de ensueño, ciudades vibrantes, largas comidas, siestas, fiestas, y de repente, te encuentras cara a cara con el traumático madrugón. Llega el momento de abandonar el dolce far niente y volver a la realidad.

Junto con los excesos del verano aparecen las obligaciones, responsabilidades, horarios, atascos, las comidas rápidas…y sientes de nuevo el aliento del estrés en tu cuello.

CHILLAX…, la vida sigue, y como la vivas, depende de ti.

Vuelve unos días antes a casa
Tómate tu tiempo, no es necesario llevar las vacaciones al límite. Volver unos días antes te dejará tiempo para organizarte, mentalizarte y recuperar hábitos. Lo bueno, vuelves a tu camita (la has echado de menos y lo sabes) y a tus rutinas.

Siempre positivo, nunca negativo
No dejes lugar en tu mente a expresiones tipo: “Se acabó lo bueno”, “Va a llegar el frío”, “Odio los lunes”.  Las vacaciones son un periodo de desconexión y vienes con las pilas a full. Llénate de optimismo, ponte tu mejor sonrisa y tómate unos MIOS! para afrontar el día.

Get Physical
Ponte en marcha ya, pero que YA. Rutinas saludables como una alimentación sana y el ejercicio físico te sitúan en el lugar físico y mental que necesitas para afrontar retos. Es mucho más sencillo volver a la rutina desde un espacio de salud optimizado. Mens sana in corpore sano = actitud happy.

AGENDA (sorry)
Para volver a la rutina es fundamental que te organices. El verano puede ser un tanto anárquico y una agenda será clave para tener a mano todas las citas y tareas pendientes. Te dará paz mental y eso queridos, es un artículo de lujo.

Márcate objetivos alcanzables a corto plazo
Tener micro objetivos, nos ayuda a mantener la ilusión alerta y nuestro estado de ánimo a punto. Organiza un plan para el finde, apúntate a ese taller que estabas retrasando, o planea un regalo para ti por haber superado la primera semana de vuelta a la rutina.

Y sobre todo, hazlo fácil, no te compliques. Reflexiona y visualiza qué partes de tu rutina te ponen de los nervios, y busca opciones que te mejoren la experiencia. Si eres de los que creen que todo se puede mejorar y que basta con ponerte a ello, tienes actitud PLACEROSOFÍA.

¡No hay de qué asustarse! Esta etapa es como otra cualquiera en nuestra vida, con la diferencia de que se respira un cierto aire de tranquilidad y libertad. Con una actitud positiva de aceptación podremos disfrutarla al máximo enfocándonos en todo lo bonito que tiene.

Esperamos que estos consejos os ayuden a llevar una vida laboral más plena y saludable. ¡Sé la mejor versión de ti misma!

Compartir en:
Menú